martes, 14 de agosto de 2012

No le des importancia.

Estoy un poco cansada, cansada de siempre lo mismo, cansada de que todo sea igual. Cansada de no cambiar nunca. De no darme cuenta, de no aprender de mis errores.
Llevo más de una año diciendo (y este blog es testigo) que voy a cambiar, que voy a ser feliz, más positiva, que no me voy a rayar, pero parece que no lo consigo.

Hace un mes necesitaba desconectar de mi cuidad, de mis amigos, de todo. Ahora pienso necesito desconectar del lugar de vacaciones, de la gente. Pero la verdad es que lo que de verdad necesito es desconectar de mí misma, y eso es lo más difícil.
Desconectar de esa persona que soy y tan poco me gusta, de esa persona que en el fondo es fuerte pero cada vez lo es menos.
Sé que cuando me amargo yo amargo a los demás, que soy borde, una niña caprichosa, que cree que todos están en su contra, pero no puedo cambiarlo, en el fondo no quiero cambiarlo, porque si quisiera realmente ya lo habría hecho.

Sinceramente no sé que hago escribiendo esto, apenas tiene sentido, pero necesitaba desahogarme por así decirlo, ya que ni siquiera en twitter puedo hacerlo.

1 comentario:

  1. La felicidad no se busca, se encuentra.
    Ánimo...

    pd. a veces funciona lo de escribir en un cuaderno los mejores momentos de tu día...

    ResponderEliminar