lunes, 19 de diciembre de 2011

Llevo varios días pensando un motivo por el que sonreír. Hoy me he dado cuenta que no importa el motivo. Que una simple sonrisa puede hacer feliz a mucha gente. Me he cansado de sufrir por mí misma. Voy a empezar a pensar un poco en mí, a quererme a mí misma. Porque si no lo hago yo, ¿quién lo hará? (Que odio he llegado a cogerle a esa frase...) Bueno eso, que voy a dejar de pensar por una vez en los demás, que yo también merezco ser feliz, ¿o qué? Aunque no escriba esto muy convencida, pero bueno.

Bueno no gran cosa más que contar. ¡Sed felices!:)

1 comentario:

  1. La mejor felicidad es esa que no tiene un motivo, que radica de varios o de ti, y es la mejor porque nadie te la puede arrebatar nunca.

    ResponderEliminar